El zorro libre por la granja

Hoy en día, los delitos online están creciendo especialmente dentro de las redes sociales. La metodología más extendida es la usurpación de identidad en las redes, es decir, cuando una persona se apropia de la cuenta de otra, para hacerse pasar por ella.

Hoy en el programa radiofónico de Jordi Basté en RAC1, se ha hablado del auge de las usurpaciones de identidades en las redes sociales. Estas han sido las causantes principales de las últimas estafas en inversiones en criptomonedas.

Os dejamos con unos 2 minutos que exponen la situación actual con una metáfora muy acertada:

“Los años nos han demostrado que la legislación va a remolque de internet, pero la red va a una velocidad de años luz y la capacidad política de legislar va en tartana”

Jordi Basté

Un comunicado emitido por Twitter en su Centro de Privacidad informó a los usuarios de la red social que fueron víctimas del robo de la información de aproximadamente 5,4 millones de cuentas dentro de la plataforma y, aunque no se filtraron públicamente sus contraseñas, esta información podría ser usada para cometer más ataques.

En el caso del robo de información como correos electrónicos y números de teléfono, estos pueden ser usados por cibercriminales para llevar a cabo campañas de phishing destinadas al robo de los datos de otros usuarios por medio de enlaces falsos. Es necesario extremar las precauciones con todo tipo de correos extraños o que pudieran ser sospechosos.

4 claves para prevenir la usurpación de cuentas como Twitter o Instagram

  1. Mantener la seguridad de las contraseñas
    Usar contraseñas diferentes y robustas para todas las plataformas o redes. Utilizar siempre la misma contraseña es la peor solución.
     
  2. Usar gestores de contraseñas profesionales
    Resulta difícil recordar claves diferentes en todos los sitios donde tenemos cuentas. De ahí la importancia de contar con un administrador de contraseñas. Sin dudas es una opción mucho más segura que tener anotadas las claves en un bloc de notas, documento en la nube o un papel.
     
  3. Activar la autenticación de doble factor
    Si bien la contraseña establecida puede ser robusta y cambiada de manera periódica, una capa adicional de seguridad nunca está de más. La autenticación de doble factor obligará a quien desee acceder a la cuenta a escribir un código adicional solo disponible en el dispositivo personal del usuario.
     
  4. Mantener el dispositivo y las aplicaciones actualizadas
    Para evitar que un cibercriminal acceda a la información dentro de un dispositivo, es importante tener actualizadas todas las aplicaciones y herramientas que están instaladas en él. Muchas veces estas actualizaciones incluyen parches de seguridad que son importantes en caso de encontrarse vulnerabilidades de algún tipo.
Comparte este contenido:

Deja un comentario

Alertas de seguridad

Recíbelas a tu email
Consulta las últimas alertas